TESTIMONIOS




La bonhomía, la inteligencia, el genio artístico-creador, la sabia persistencia, la claridad de mente, la verticalidad de principios, la pasión por la institucionalidad, el don pedagógico y de mando, la habilidad administrativa...son cualidades del hombre público ideal. Rara vez se dan en la vida real con la evidencia con que se reunieron en Carlos Chávez.

Su ejemplo ha de ser positivamente un faro en múltiples disciplinas, para las generaciones del futuro. En México, en música, se habla ya de antes y después de Chávez. Su nombre es el centro de polémicas pero también el vértice de todas las corrientes de búsqueda importantes en este país, tan necesitado de inventar una tradición musical.

Con todo, la verdadera medida de Chávez es su universalidad. Esta desborda los homenajes nacionales y lo sitúa en el plano de los grandes creadores contemporáneos.

Que México sepa enaltecer la memoria de un hombre que nació en este país, pero que se ganó en 60 años de vida fecunda la ciudadanía del mundo, que es la de los hombres superiores.

Mata
Eduardo Mata