TESTIMONIOS




Conocer a Carlos Chávez, estar cerca de él y de sus enseñanzas y de su amistad fue para mí un privilegio y un gran honor que nunca olvidaré.

A él debo gran parte de lo que sé y de lo que soy en el campo de la música.

Chávez, como maestro, nunca me negó su consejo ni sus enseñanzas. Fue mi amigo, pero además, se portó como un padre, porque en mi época de estudiante me orientó y me ayudó a resolver los problemas económicos y morales que me agobiaron.

Carlos Chávez fue un director de orquesta de fama internacional, un admirable organizador, un pedagogo, un escritor y conferenciante, pero para mí y sobre todas las cualidades es el compositor más importante y más representativo de México en lo que va del presente siglo; sus obras, realizadas con gran maestría, serán más apreciadas a medida que sean más escuchadas.

Galindo
Blas Galindo